Día Mundial de los Humedales 2016

Un humedal es un área terrestre que está satura o inundada de agua de manera permanente o estacional. Desde 1977, la Convención sobre los Humedales de Importancia Mundial, o Convención de Ramsar, impulsa la celebración del Día Mundial de los Humedales cada 2 de febrero para promover la preservación y recuperación de estos ecosistemas naturales, vitales para el equilibrio medioambiental.

En el mundo encontramos una gran variedad de humedales, los hay continentales, como las marismas, los lagos, los ríos o los pantanos y, por otro lado, encontramos los denominados humedales costeros, que incluyen las marismas, albuferas, manglares y también los arrecifes de coral. A su vez, existen humedales artificiales, creados por el hombre, como los arrozales, los estanques piscícolas o las salinas.

Estos espacios naturales aportan grandes de beneficios a nuestra sociedad. El principal es que ayudan a rellenar los acuíferos subterráneos, fuente de agua potable. Asimismo, también son sumideros de CO2, el 30% de todo el dióxido de carbono almacenado en la tierra lo guarda un tipo de humedal llamado turbera. De esta manera, contribuyen a regular el clima y a frenar el impacto del cambio climático. Además, las tierras húmedas son esenciales para la conservación de la biodiversidad, ya que albergan más de 100.000 especies de peces de agua dulce, así como aves, reptiles y anfibios.

El lema escogido para celebrar el Día Mundial de los Humedales 2016 es “Humedales para nuestro futuro. Medios de vida sostenibles”. El motivo es que estos ecosistemas son fuente de alimento y trabajo en muchos lugares del mundo. Casi 1.000 millones de familias en Asia, África y América dependen del cultivo de arroz para su subsistencia y 660 millones de personas a nivel global dependen de la pesca o la acuicultura.

Sin embargo, el estado de conservación de los humedales es crítico. Se calcula que desde 1.700 han desaparecido el 87% de las tierras húmedas del planeta. La acción humana es la principal responsable de esta pérdida, al drenar los humedales para otros usos como la agricultura, el pastoreo o la construcción de infraestructuras. En España la situación es también grave, de los 74 humedales designados como sitios Ramsar, 30 se encuentran “en un estado preocupante” según la organización SEO/BirdLife.

La divulgación y sensibilización ambiental son fundamentales para que podamos seguir disfrutando de los beneficios de los humedales en el futuro.